♦ Misaki Pryot ♦ ID

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

♦ Misaki Pryot ♦ ID

Mensaje por Khione el Lun 30 Mayo 2016, 08:25


Mitsuki Hana Pryot
◆ And I'm not strong enough to stay away ◆
Información del personaje

-Nombre completo: Mitsuki Hana Pryot.
-Edad: 25 años.
-Raza: Humana - Psíquica | El priorato.
-Nacionalidad: Rusa.
-Lealtad: El priorato.
-Profesión: Exorcista y espiritista.
-PB: Bae Joo Hyun.

Poderes & habilidades

♦ Mediumnidad. Capacidad para ver y comunicarse con los muertos (es decir, los fantasmas).

♦ La visión.

♦ Posee un vasto conocimiento en demonología, razón por la que fue aceptada en el priorato, además que acaba de terminar su formación como exorcista en el vaticano. Si bien tiene entrenamiento básico en defensa personal, no es muy buena en este. Por lo que sigue bajo estricto entrenamiento en esta área y su arma preferida son el arco y sus flechas.  

Familia

♦ Brahn Pryot | Humano con la visión; miembro del priorato ubicado en San Petersburgo | Vivo: Su modelo a seguir y más grande apoyo. Un hombre un tanto duro y difícil de comprender a primeras, pero es especialmente paciente y dulce con Mitsuki y Viktor.

♦ Hanami Pryot | Humana con visión | Viva: Cantante lírica retirada. De porte y actuar serio y regio, pero es una mujer de buen corazón. Tiene una buena relación con su hija menor.

♦ Natasha, kimiko y Sang Pryot | Nephilims (la última es aún humana con visión) | Vivas: Hermanas mayores. Las adora, pero no pueden evitar llevarse mal en ciertas ocasiones. Todas ellas creen que es divertido sobre-proteger a la menor.

♦ Viktor Blair | metamorfo (conejo gris, actualmente) | vivo: El primer sobrino (y nieto) en la familia, siendo hijo de Natasha y Bastien Blair, metamorfo que falleció en una redada. Es el consentido de las hermanas y lo adoran con devoción. Mitsuki lo extraña como nunca, ahora que está en New York.

◆◆◆

♦ Yuki | fantasma | perdida: Ha acompañado a Mitsuki desde que era una niña; prácticamente la vio crecer. Por alguna razón ella no recuerda completamente el porqué está en este mundo (además de su verdadero nombre), pero si siente que algo le falta y debe encontrarlo. ¿Ese algo? No lo sabe.

DESCRIPCIÓN PSICOLÓGICA

Luz de luna significa su nombre. Aquella que repele la oscuridad y aquella -que en su caso- lucha contra las fuerzas demoníacas con ayuda de Dios.

Si te dijeran que la chica presente es exorcista y que además ve y habla con los espíritus... lo más probable es que te partas de la risa, que hasta ella sabe que no lo parece. Sonriente, llena de una vitalidad burbujeante que parece que te ahogará en cuestión de segundos; una muchacha demasiado joven como para ser lo que es. Y tampoco es como si la opinión de los demás le importe demasiado, porque le trae sin cuidado lo que puedan decir de ella. Seguirá en su mundo de colores rosas y espíritus blanquecinos a su alrededor, digan lo que digan.

Si la situación lo requiere se mantendrá bajo una mira profesional, sin chistes ni risitas, pero tampoco quitará de su rostro aquella sonrisa que parece acompañarla donde vaya. Libre y segura de si misma, sabe lo que vale y cuales son sus límites por lo que pocas veces se arriesgará demás. En eso es bastante madura y, si tienes suerte, lo verás por tí mismo.

Generosa, creyente férrea y amable. Si lo pides de buena manera, no te negará su ayuda ni mucho menos le hará ascos a cosas tan banales como razas (excepto si eres un demonio. En ese caso es mejor que mantengas tu distancia). Sus creencias son la base misma de lo que es, aquellas reglas y normas que formaron la mujer que es hoy y ni loca las dejará así como así. Aprendió a quererlas, a amarlas como una parte de sí misma.

Una mujer afectuosa, muy de piel dirían algunos. Adora el sentirse querida y expresar su cariño, también, por lo que con ella no hay que sorprenderse por pequeñas muestras de afecto y constantes recordatorios que ella estará a tu lado sin importar qué.

Y si, hay cosas que le molestan y la hacen rabiar pero no es tan estúpida como para quedarse pegada por culpa de algo que se puede evitar. No te dedicará mucho tiempo si no le agradas y mucho menos se calentará la cabeza por riñas estúpidas. Lo que no le gusta lo hace a un lado y sigue adelante; tan simple como eso.

Así que, en resumen, la menor de los Pryot es fácil de comprender. No comienzas problemas, entonces ella seguirá a tu lado. ¿A la primera señal de molestias? Ya puedes ir viéndola partir con una sonrisa en el rostro.

HISTORIA

Nació en un lindo amanecer de verano, tomando la posición de hija menor de la ya consolidada familia. Su infancia no tuvo mayor sobresalto, más que pequeñas riñas con sus hermanas y llantos histéricos a causa de la eterna duda de quién merecía comerse el último bocado de helado de fresa. Solo que una noche, mientras Mitsuki dormía, un suave lamento la sacó de sus dulces sueños. ¿Quién sería aquel que lloraba a esas horas? ¿Sería alguna de sus hermanas?

Sin perder tiempo, la somnolienta pequeña se levantó de su cama y abrió la puerta de la habitación. Encontrándose con una dama vestida con ropajes antiguos, quien llorosa vagaba por el corredor del segundo piso. En su ingenuidad de niña la pequeña le preguntó porqué lloraba y se acercó a ella, preocupada. La pálida dama le explicó que no podía encontrar a su esposo y que él la había esperado para casarse, pero había perdido su camino y no sabía como volver a encontrarlo. Mitsuki, medio dormida, trató de tomar la mano de la mujer -y sin lograrlo- decidió finalmente mostrarle el camino a la cocina. Siempre que estaba triste, comía una galleta de chocolate y se sentía mejor, así que lo mismo ocurriría con la señora, ¿no?

Horas más tarde su madre, alertada por la risa de su hija, se levantó a ver qué sucedía cuando vio -horrorizada- cómo una silueta blanca se disolvía en el aire. Justo al lado de su hija. Mitsuki, sin comprender qué había pasado, le explicó a su padre que "la señora con el traje divertido" no podía encontrar su casa y ella la había invitado a quedarse con ellos hasta que pudiese encontrarla. Fue allí cuando sus padres descubrieron que su hija era psíquica y que, para evitar aquel horrible final que temían para ella, debían entrenar aquel poder suyo. Ayudándola a entender su poder y canalizarlo de mejor manera.

Con el paso de los años normal se volvió el escuchar las conversaciones unilaterales de Mitsuki con sus "amigos"; incluso cuando se detenía en la calle y se acercaba a personas para decirles pequeños mensajes sobre sus seres queridos. Pero donde hay bien... siempre hay oscuridad. Y Mitsuki lo aprendió de la peor manera. Tendría quince años cuando se encontró con su primer espíritu oscuro, quien había seguido -sin descanso- a un hombre. Atormentándolo, quitándole el sueño hasta la desesperación. La familia del hombre, asustados de lo que podría suceder, pidieron ayuda a Brahn, quien se comunicó con quien era la tutora de la pequeña Pryot. Una reconocida espiritista, que tenía años de experiencia en esos tipos de casos.

La mujer, pensando que aquella experiencia podría servir de enseñanza a la muchacha, decidió ser acompañada de la niña en su intervención. Por lo que ella y Mitsuki se dirigieron hasta la casa de aquel hombre; la espiritista tomó el caso con tranquilidad, sabiendo exactamente cómo actuar... pero todo se salió de control al momento en que llegaron al porqué el espíritu deseaba con tanta ansia asesinar a aquel hombre. El espíritu, estallando en ira, lanzó lejos todo lo que se le cruzó. Incluso la espiritista, quien intentó -como pudo- proteger al hombre. Sin mayor estorbos en su camino el oscuro espíritu, se lanzó contra su asesino matándolo al instante al golpearlo contra la pared.

Quedando solo Mitsuki, encerrada en una habitación con un espíritu vengativo.

Llorosa y asustada, la pequeña se acurrucó en una esquina intentando alejar al espíritu quien la había elegido como próximo objetivo. Los familiares del hombre y los padres de la pequeña (quienes intentaron, sin lograrlo, entrar a la habitación) luego relataron que escucharon un agudo grito seguido del más escalofriante silencio. Hasta el día de hoy, el recuerdo de aquellos segundos de horror no dejan sus pesadillas. El no saber cómo estaba la niña, la presencia fría de algo moviéndose junto a ellos y ese silencio sepulcral que les hizo pensar lo peor...

Pudiendo abrir al fin la puerta, Brahn y su esposa se encontraron con la pequeña, acurrucada en aquella esquina siendo escudada por esa silueta blanquecina que Hayumi vio años atrás. Yuki, como Mitzuki la llamaba, había salvado a la niña del ataque del espíritu. Forzando al oscuro ente a irse, puesto su venganza había sido cumplida.

Los días siguientes a este incidente pasaron como un borrón para la familia Pryot, quien recién tomó el peso del peligro al que estaba expuesta la menor de sus filas. Necesitaban darle un arma contra aquellos seres que ellos no podían ver tan fácilmente, necesitaban asegurarse que Mitsuki no volviese a estar en peligro frente a aquellos espíritus que siempre la rodeaban. Por lo que quedó decidido que viajaría a Roma, acompañada de su madre, a formarse y aprender sobre el mundo de los espíritus.

Mentiría si dijese que la niña comenzó con sus estudios como exorcista de inmediato, puesto no fue así. Lentamente fue descubriendo aquel mundo que ya conocía desde pequeña pero ahora podía realmente reconocer. Sus profesores fueron brujos, videntes, espiritistas, sacerdotes y otros, pasando los años por su lado hasta cumplir los veintitrés. Hasta que ella, por decisión propia, tomó los cursos de exorcismo y demonología. Así podría ayudar a muchas más personas, no solo a los espíritus.

Terminado aquellos estudios, volvió de manera definitiva a su país natal y entrenó lo básico en defensa propia, con el objetivo de ser ella -de entre sus hermanas- quien fuese elegida para ingresar al priorato. Su meta, desde ese momento, fue ser aceptada y ser considerada como una más entre sus filas. Aún cuando la sangre demoníaca pudiese decir lo contrario.

Y, para sorpresa de todos (excepto su padre), lo logró. Alcanzó su meta y, para su sorpresa, fue el miembro más joven que se unió a sus filas. Un año y medio pasó antes que le fuese ofrecida una oferta demasiado tentadora para resistirse: New York.

Fue así como Mitsuki Pryot llegó a New York, decidida a ganarse su puesto dentro de la cede de New York. Ansiosa por comenzar a demostrarle a todos que era mucho más de lo que aparentaba.

Otros Datos

♦ Es una reciente adquisición en la cede del priorato de New York, por lo que recién está acostumbrándose a aquel ambiente.

♦ Puede costar tomarla en serio en ciertas ocasiones, sobre todo cuando trabaja. Tiene un estilo bastante... juvenil. Mangas, cosplays, ropa en tonos claros y pasteles, bolsos con parches de anime, en fin... Nada en ella revela su escalofriante trabajo. Más que, quizás, la gran cantidad de amuletos y signos religiosos, además de sellos escritos escondidos en sus joyas y accesorios.

♦ No sale de casa sin su rosario de plata y oro pendiendo de su cuello. Además que conserva un diario (que antes pertenecía a su padre) el cual contiene información sobre los submundos, monstruos y demonios que abundan en la tierra. Solo muestra su verdadero contenido si el portador trae consigo el anillo de la familia.

♦ Hace bastantes años atrás le perdió el miedo a la oscuridad. Además que ya está acostumbrada a tratar con espíritus, por lo que tampoco les teme en lo absoluto.

♦ Debido a sus estudios como exorcista sabe hablar latín, además de ruso y algo de coreano.  

GUSTOS
♦ El calor. Aún cuando nació en un país frío, no logró acostumbrarse mucho a este.
♦ Los perros y los gatos. Los adora con locura, tanto así que se detiene en la calle para acariciarlos.
♦ La compañía de sus espíritus. Confía mas en ellos que en la misma gente.
♦ Una gaseosa bien fría de cereza. El cielo en la tierra, para ella.
♦ Los karaoke bar. Canta horrible, pero la desestresa.
♦ Las rosas son sus flores favoritas.
♦ Todo lo esotérico. Incluye cristales, sales purificadoras, amuletos, ungüentos hechos de plantas medicinales. Todo ese mundo le fascina.
DISGUSTOS
♦ La esa "vocecita demoníaca" que hacen los demonios. Vamos, que si van a poseer a una persona al menos hablen como ella... ugh.
♦ El pesimismo.
♦ La canela. Es alérgica a esta.
♦ Las cucarachas. Puede contra un demonio mayor, pero no contra esas cosas. Le dan absoluto asco. 
♦ Ser mirada en menos. 


You'll never walk alone
Khione
Admin
avatar
Mensajes :
341

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.