The end - maggie's kidnapping

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

The end - maggie's kidnapping

Mensaje por Khione el Lun 08 Feb 2016, 00:41

Recuerdo del primer mensaje :

Entre los vaivenes de la inconsciencia lo único que escuchaba era un canturreo bajo, una delicada melodía que parecía despertarla lentamente. Amelie fritz no era capaz de enfocar en nada  su mirada azulina por lo mareada que estaba. ¿Dónde estaba? Recordaba partes de lo que había ocurrido antes que se desmayara. Simples pedazos de recuerdos. Ella misma saliendo en encuentro de él, un monstruo apareciendo de la nada y al final un desconocido héroe que la salvó de las garras de aquella cosa. Todo parecía prometedor hasta el fogonazo de un pinchazo en su cuello, además de un súbito calor en su muñeca… donde había estado su brazalete. Luego la inconsciencia. La habían drogado, de eso estaba segura…

Su mente parecía dar vueltas al tiempo que penosamente intentaba moverse, siendo cortada por un palpitante dolor en su cabeza. Sus ojos somnolientos se abrieron apenas, en un nuevo intento, y se dio de frente con una oscuridad eterna. Hace frío, logró hilar un pensamiento al sentir como sus dedos entumecidos palpaban el suelo helado bajo ella.- Oh, petite. No trates de moverte, va a ser peor.- le dijo una voz cercana, mientras era obligada a volver a su posición inicial. Sentada con la espalda contra una pared. Gimió cuando el vértigo la consumió, obligándola a manotear para encontrar algo de qué apoyarse, chocando una de sus manos con algo firme.

Sintiendo como la desesperación crecía en cada movimiento, se aferró a aquel punto de apoyo y consiguió parar el movimiento en sus embotados sentidos.- Shh, Amelie. Deja que te ayude.- Deseosa de salir de ese lamentable estado se quedó tranquila. Evitando luchar contra el mareo. Fue recompensada con un momento de tranquilidad, hasta que sintió lo frío del cristal contra sus labios. Rehuyó aquel toque y de inmediato el mareo volvió.- Bebe. Esto te ayudara a recuperarte.- Ajena a su cuerpo, sintió como bebía sin problema alguno ese líquido dulzón.

Como si fuese magia, el mareo cedió dejando que volviese a la normalidad.

Consiguió abrir los ojos, observando como la oscuridad retrocedía dejando visible a quien la estaba ayudando.- Me asustaste, ruloso.- Dios, su voz sonaba tan mal. La mirada castaña de Aidan la observaba como si buscase alguna señal de heridas. Dejando de lado el nerviosismo inicial, se trató de levantar, pero algo la detuvo. Confundida, observó sus muñecas que parecían estar pegadas a la cama. Aidan se alejó sin decir palabra y tomó el vaso de su medicina.- ¿Aidan, qué pasó?- El castaño parecía no escuchar nada, inverso en sus pensamientos.- Aidan… respóndeme.- ¿Qué le pasaba? ¿Por qué seguía dando vueltas sin responderle? Solo fue allí fue consciente que no estaba en casa. La habitación parecía sacada de una revista de decoración. Ambientada en diseño victoriano -que variaban desde el dorado hasta el blanco hueso- embotaba los sentidos. Incluso la cama en que descansaba estaba cubierta por velos de lo que parecía ser gasa traslúcida. El sueño de una princesa Disney. ¡¿Dónde mierda había terminado?!

Exasperada por no conseguir una respuesta del castaño, se intentó mover de nuevo pero seguía sin poder despegar siquiera una mano de aquellas sábanas tan suaves.- Nunca me hiciste caso, Amelie.- la sorpresa de que el ruloso al fin se dignase en hablarle la sacó de sus pensamientos sobre la decoración.- Te lo advertí tantas veces... pero nunca escuchas. Tan igual a ella…- Aquel que consideraba uno más de su familia, su hermano, se giró al fin. No supo cómo pero el castaño pasó de estar a los pies de la cama a un lado de ella.

Sintiendo como su mano se cerraba contra su cuello, haciendo presión. Lentamente. Ahorcándola sin mostrar señal alguna de clemencia.- Aidan…- jadeó, tratando de buscar el aire que le faltaba. ¿Por qué hacía eso? ¿En qué juego estaba tratando de meterla? ¡Déjame, por favor…!, le rogó sintiendo como sus pulmones trataban de buscar el aire que tanto necesitaba. Su mano presionando más y más… la estaba ahorcando.

- Tienes la respuesta en tus manos, Maggie.- le llegó el susurro de una voz. Desesperada a un punto imposible de describir, pudo al fin alzar sus manos y alejar a quien había sido su protector. ¡¿Porqué?!…, seguía repitiendo su mente mientras trataba de recobrar el aliento. Intentando controlar las miles de preguntas que su mente alzaba contra ella, se inclinó por el borde de la cama hacia su atacante. Lo que vio la hizo dar un grito de puro terror…

Imposible…

Aidan estaba luchando por seguir con vida al tiempo que intentaba sacar de su pecho el cuchillo que lo atravesaba limpiamente.- ¿Por qué, Maggie? ¿Por qué dejaste que esto ocurriera? - le preguntó en un susurro. Confundida y aterrada por el estado del castaño y cómo había llegado el arma a su pecho, miró sus ensangrentadas manos. Ella…

Ella lo había apuñalado.

Se dejó caer a su lado intentando encontrar una manera de ayudarlo, sollozando lastimera.- Solo respira. No te vayas… no me dejes, por favor…- le rogó, sosteniendo su cabeza contra ella. Desesperada en encontrar algún sentido en lo que ocurría. Aunque era tarde y lo sabía…

En un suspiro, Aidan dejó de existir.

El grito que profirió hubiese quebrado el corazón de cualquiera. Tan desgarrador, tan doloroso… Sentía como si parte de ella misma estuviese siendo desintegrada en ese instante. El vacío… Dios, el vacío que pesaba en su alma… Su llanto parecía desatar todo el dolor que venía conteniendo, sobre todo porque sabía quién era el culpable. Ella y solo ella. Acunando el cuerpo del castaño, no se dio cuenta que ya no estaba sola.

Mejor dicho, nunca estuvo sola…


Imagen:


You'll never walk alone
Khione
Admin
avatar
Mensajes :
341

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo


Re: The end - maggie's kidnapping

Mensaje por Khione el Vie 12 Feb 2016, 18:43

Hacía frío. Mucho. Tanto así que sentía su propio aliento gélido en su boca... Debía buscar un lugar donde poder abrigarse, encontrar cobijo al menos. Necesitaba algo de calor, un misero rayo de sol que pudiese traer de vuelta el toque cálido en aquel lugar; pero fue allí que cayó en cuenta que no era frío físico lo que sentía. Estaba entumecida. Carente de alguna maldita emoción. Tan vacía...

Algo en ella se removió cuando cayó en cuenta de esta verdad y esto pareció crecer cuando sintió un murmullo familiar. Ella... Ella estaba a su lado. No la recordaba exactamente, pero si la reconocía... Sabía que solo ella era capaz de salvarla del frío que la rodeaba. Ayúdame.. Por favor, solo solo aléjalo de mí, le imploró al sentirla mas cerca. Su presencia lentamente uniéndose a la suya. Abrigándola como si de un cálido manto se tratase, alejando el frío que la llenaba. Pero su presencia acarreaba algo ya conocido para Amelie.

La oscuridad estaba allí.

La rodeaba como si fuese su compañera, una amiga terrible que se cernía sobre ella susurrándole que no la dejaría ir tan fácilmente. No ahora que esa misma oscuridad había llegado al lugar que más había protegido durante todos esos años... Su alma. Marguerite la sentía latente en su interior a la espera que su nueva doncella volviese a la vida. Que despertara de una vez.

Ese era el precio a pagar ahora que el frío había sido derrotado... Convivir con la luz y oscuridad en su propia esencia, siendo ella la única capaz de controlarlo. Y lo pagaría, pues así estaba escrito.

Cuando el calor consumió nuevamente su cuerpo, fue capaz de comprender que aún estaba atada a su cuerpo. Estaba viva. Su corazón fue el primer sonido que reconoció, su respiración fue el siguiente para luego detenerse en algo exterior. Desconocido, un rítmico sonido y la sensación de vaivén. Como si.. estuviese caminando... Caminaba.. Estaba caminando. ¿Por qué? Esa suave presencia removió algo en su memoria, llamando los recuerdos que inundaron su mente despertando sus sentidos de una vez y con ellos un poderoso pensamiento se hizo presente.

Debía encontrarlos...

Su visión recobró fuerzas al entenderlo al fin. Sus rostros tomando forma en su mente. Tenía que volver a ellos, era una necesidad primaria y exigente llegando a parecer dolorosa al captar que estaba cerca. De alguna manera se las había arreglado para llegar a ese lugar, cerca de donde su hogar se encontraba.

Vestida con solo un abrigo largo de hombre, la francesa caminaba a paso inseguro en medio de la noche. Siendo la debilidad de su cuerpo el único obstáculo que la contenía para largarse a correr de una vez; el punzante dolor en su pierna y hombro le advertía que era mejor no exigirse mas o acabaría desfallecida a solo un par de pasos mas de la casa de él. Un último esfuerzo... Tú puedes... se apoyó en la reja de la casa, tomando un profundo respiro y solo ahí dirigió sus ojos a la casa.

Los sentía... A cada uno de ellos incluso cuando estaba el concreto separándolos. Recuperó el aliento, agotada, dando unos últimos pasos hacia la propiedad observando con el corazón roto la imagen de todos ellos juntos en la sala.

Su mente había creado ese espejismo.

Esa última ilusión antes que la muerte la reclamara, pues recordaba con claridad el dolor de esa noche. Todo esto era una mentira.. Una dulce mentira para al fin dejarse ir a los brazos de la muerte.- Los extrañé..- murmuró aún cuando no la escucharían. Sabiendo que solo era un espejismo. Siendo consciente del cálido recorrido de sus lágrimas por sus mejillas, Maggie intentó acercarse un poco más. Solo un par de pasos para poder observarlos de mejor manera, pero el agotamiento le ganó la batalla.

Cayó sobre el césped a cuerpo muerto, sintiendo la cercanía de la oscuridad a su alrededor. ¿Había llegado la hora? ¿Tan rápido? No.. Solo unos minutos más. Solo déjenme despedirme, le rogó a las tinieblas que avanzaron sobre ella.- Solo... un poco más..- vocalizó sin emitir sonido alguno.

Ya no tuvo tiempo de nada más, simplemente la oscuridad la reclamó al fin.


You'll never walk alone
Khione
Admin
avatar
Mensajes :
341

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.