Zachary | ID

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Zachary | ID

Mensaje por Khione el Dom 03 Ene 2016, 15:48


Zachary M. Hannibhal

“BEWARE THE FURY OF A PATIENT MAN.”

» Datos

→ Nombre completo: Zachary Marshall Hannibhal
→ Edad: 37 años.
→ Lugar de origen: Craiova, Rumania.
→ Raza: Hijo de la luna.
→ Bando: Luz
→ Grupo: Manada de Luke.
→ Profesión: Ingeniero mecánico y Físico teórico, aunque ahora imparte clases en la Universidad de New York.
→ Sexualidad: Heterosexual.
→ Avatar: Tom Hardy

» Detalles

- Tiene un doctorado en física aplicada y varios masters, los cuales obtuvo a temprana edad.  
- Vivía en un departamento -junto a su familia-, pero desde que falleció su esposa se cambió a una gran casa algo alejada de la ciudad.
- En su forma de lupina puede reconocer perfectamente a quienes lo rodean.
- Tiene heterocromía parcial. Su ojo izquierdo tiene una pequeña línea castaña en el interior del iris. Aunque en su forma lobuna no presenta esta marca.
- En su pectoral derecho tiene tatuado el escudo y la inicial de la diablesa que lo engañó. No la ha vuelto a ver, pero sabe que vendrá a reclamar lo que es suyo en algún momento.
- Cada luna llena sale de casa, con la escusa que va a dar un paseo. A pesar que sabe que no atacaría a su hija, no quiere que ella sepa lo que realmente es.
- Teme que Lydia haya heredado la visión de su madre.
- Conserva el colgante de su esposa, junto con una caja llena de cartas que ella le dejó a Lydia cuando cumpliera 18, se casara y ese tipo de momentos. Aún cuando Náyade ya no vive, se encargó estar de alguna manera presente en la vida de su hija.
- Su hija tiene un pequeño conejo como mascota, así que.. supone que también es parte suyo.
- No cree volver a tener una relación estable, sobre todo después de la muerte de su esposa.
» Descripción Psicológica

— Nada es lo que parece —

Esto se aplica a Zachary en cada ámbito de su vida. No hay una simple cosa de él que no sea una completa contradicción, pero como él mismo cree.. todas son para bien.

Su imagen un tanto tosca y desaliñada, sobre todo en los fines de semana, puede hacer creer que no es más que un miembro de alguna pandilla e incluso ladrón de quinta; algunas veces, para su diversión, alimenta esta idea tan oscura que la gente puede tener de él. Y quizás puede ser él el culpable de que lo tomen como si fuese el villano de la película, ya que se toma todo a la ligera y puede parecer que nada le importa en este mundo. Siendo solo su propia existencia la prioridad número uno. Esa picardía propia de él, que a veces muestra, puede darse a entender como un ego del tamaño de una casa...

Aunque es todo lo contrario...

Es un genio escondido en una sonrisa amena. Ningún tema le es adversario, pero su predilección desde pequeño fueron las matemáticas y la física. Te puede salir con algún dato interesante sobre alguna cosa o simplemente darte todo un sermón sobre su físico favorito y su opinión sobre algún postulado en específico. A pesar de esto, jamás ha caído en el pensamiento de que es una especie de ser superior o algo parecido. Simplemente es un tipo más, que tuvo suerte. Y listo. Humilde, carismático -a veces- y comprensivo, se compromete completamente con lo que le parece correcto. A veces llega a poner en riesgo su propia seguridad por otros, con tal que los suyos se mantengan seguros. Uno de sus mayores gustos es el ayudar a los más jóvenes, a aquellos que aún no saben controlar su lado lobuno y es por esto mismo que terminó cediendo en la elección de formar parte de una manada.

Tranquilo y pausado. Toma su tiempo para todo y es por eso mismo que muy rara vez se arrepiente de lo que dice, puesto jamás deja que sus emociones intervengan en sus palabras. Amable con todos, jamás se queda corto en modales y tiende una mano a quien lo necesite. Su paciencia pareciese no tener fin y cuando intentan probarlo, llevarlo al límite, siempre sabe como controlarse y salir de aquella prueba triunfante. En fin, es todo un caballero y es así con todos. Sin excepciones.


— Teme la furia de un caballero —


Como antes se dijo, Zachary tiene la paciencia de un santo y hay muy pocas cosas que pueden romper esta fuerte barrera de control que tiene sobre sí mismo.. pero todos tienen un límite. No le importará qué o quién eres, te dejará en claro que no es bueno el sacar la bestia que vive en su interior, sobre todo porque no es un lobezno inexperto.. Es un hombre capaz de desgarrarte la garganta sin necesidad de transformarse.

Su padre le instruyó que para enseñarle a alguien que no es bueno meterse contigo no basta con solo dejarlo fuera de combate, es necesario hacerle el daño suficiente como para que aprenda que no te andas con juegos. Y así lo hace. Hombre o mujer, no hace diferencia... Si lo empujas fuera de sí, pues tendrás que enfrentar las consecuencias.


— La verdad se esconde donde menos lo imaginas —


Aunque nadie podrá realmente conocer al verdadero hombre que esconde. Si alguien siquiera intenta comenzar a develar su verdad, es donde todo lo tranquilo y sereno de su personalidad se vuelve de granito. Corta cualquier lazo con este "intruso" y pretende que nada ha pasado.

Solo su difunta esposa se acercó a la verdad y logró divisar el vacío en él. El Sr. Hannibhal es una incógnita viviente, un laberinto donde jamás podrás prever qué pasará en su mente y mucho menos en su sentir. Dicen por ahí que entre más sabes.. menos sientes y en parte eso es verdad. Zachary aprendió a imitar a la perfección cada simple emoción, pero en realidad jamás a sentido alguna emoción en todo el sentido de la palabra. Podría decirse que ni siquiera sabe lo que es sentir, pero diferencia la importancia de sus lazos en base a cómo se siente a alrededor de ellos. Un claro ejemplo es su hija, quien sabe que adora con locura por lo tranquilo y a gusto que se siente a su alrededor siendo su instinto el que lo impulsa a protegerla como prioridad. 
» Historia

Nacido con la licantropía en las venas, Zachary no tenía muchas posibilidades de salir adelante. Su familia, ya pobre desde antes de su nacimiento, apenas podía pagar lo básico.. Y eso era cuando el mes era bueno; pero aún así Köhler y Annelise se las arreglaron para criarlo. Fue su padre quien le enseñó a controlar lentamente su lado lobuno y le explicó las diferencias entre él y los otros niños. Cuando cumplió los 6 años descubrieron que Zachary se diferenciaba de los otros niños a nivel académico. Aprendía rápidamente cualquier cosa que leía o escuchaba por casualidad, además que ya a esa tierna edad ya poseía conocimiento sobre física y cálculo gracias a sus idas a escondidas a la biblioteca. La profesora, en apoyo a la humilde pareja, se encargó de buscar los medios -becas y algunos prestamos- para que el niño partiese a Estados Unidos donde una renombrada escuela había ofrecido cubrir todo los gastos del niño y sus padres para que pudiese formar parte del alumnado.

¿En resumen? a los 20 años ya tenía dos títulos universitarios y varias menciones. Fue cuando defendía su doctorado, cuando conoció a quien sería, años más tarde, su esposa. Y no se llevaron para nada bien; incluso se evitaban, puesto no se soportaban ni con la mirada. Varios meses pasaron para que pudiesen aprender a llevarse bien. Luego de cada uno terminar sus estudios, perdieron contacto y a los años después se reencontraron. Ella venía saliendo de un divorcio y tenía una hija de solo un año. Realmente no tuvieron una historia de amor o algo parecido, sino que ambos concluyeron que sería la mejor de las opciones el que se casaran. Zachary le ofrecía un techo sobre sus cabezas y protección, además que Náyade iba a ser una bonita compañía. Luego de un tiempo se enamoraron y realmente conformaron una familia, puesto que Zachary adoraba con locura a la pequeña Lydia. Conformaban una pareja algo extraña, pero se amaban sinceramente.. a tal punto, que Zachary -ahora- cree que nadie podrá siquiera llegar a entenderlo como Náyade lo hizo. Fue ella, conociendo su condición, quien le aconsejó que se uniera a alguna manada, decisión que estaba tratando de tomar desde hacía tiempo. Finalmente, luego de años, comenzó a formar parte de la Manada de Luke. Luego de todo esto, tuvieron algo de tiempo para disfrutar de la compañía del otro.

Al menos hasta que la dolorosa noticia, que Náyade tanto temía, se hizo presente... Tenía cáncer, del mismo tipo que había enviado a su madre a la tumba.    

El proceso fue difícil y tortuoso, pero aún así Zachary -y sus padres- no dejaron el lado de Náyade en ningún momento. En silencio el rumano tuvo que observar cómo la mujer que en algún momento le había hecho frente con una sonrisa, lentamente era consumida por esa terrible enfermedad. Aunque hay un oscuro secreto que ni siquiera Náyade supo en sus últimos meses de vida. El lobo, en un intento desesperado por salvarla, hizo contacto con una diablesa quien le ofreció sanar a su mujer en cambio de su alma. El rumano no lo dudó ni un segundo y aceptó el trato, apareciendo en su piel la verdad de que su alma ya no era suya.

Y la diablesa no mintió... Aquella misma noche los doctores le dijeron que el cáncer había desaparecido por completo.

Solo que el cuerpo, agotado y moribundo, de Náyade no podría con el proceso de recuperación debido a los irreversibles efectos que había hecho el cáncer a esas alturas. Con el corazón pesado, Zachary se arrodilló a su lado y maldijo el momento en que había creído tener una oportunidad.. esperanza alguna por la recuperación de su mujer. Ella partió de su lado una oscura noche de un 11 de Diciembre, una semana después del cumpleaños número cinco de su única hija. Su trabajo y la manada fueron -y siguen siendo- su refugio del dolor y los recuerdos, puesto que debe mantenerse fuerte por Lydia. Por aquella viva imagen de Náyade que tanto ama.

Es por ella que sigue, hoy en día, tratando de hacer del mundo un lugar más seguro.
» Habilidades

→ Poderes: Los inherentes a su raza.
→ Habilidades: Un maestro de la mecánica, la física y las matemáticas. Domina el arte del Bagua Zhang y el Aikido, además que practica boxeo solo como una manera de mantenerse en forma. Toca la guitarra desde que era joven, pero está algo oxidado por la falta de práctica.

A pesar que no le gusta recurrir a la violencia, lleva consigo un par de cortaplumas mariposa. Prefiere estas antes de un arma de fuego, además que no le gusta la idea de llevar armas a casa. Cosa que exige a cada visitante en respeto a su hija. Aprendió a hablar el lenguaje a señas debido a su madre, quien era muda.
» Otros Datos


Gustos:
- La buena lectura
- El café recién hecho y las donas glaceadas.
- El pasar tiempo con su hija.
- Construir o arreglar cosas.

Disgustos:
- Los errores obvios (es un tanto maníaco con esto)
- El desorden y la desorganización.
- Los gatos.
- Los perfumes demasiado fuertes.
- Los nefilims, sobre todo de la clave.

Manías:
- Es un maníaco del orden.
- Todas las mañanas tiene que tomarse un tazón de café, sino no "funciona".
- Se frota la mandíbula cuando está sumido en sus pensamientos.
- Revisar constantemente sus libros o notas (Más que nada para asegurarse que Lydia no haya hecho algún dibujo en ellas).


Familia:

→ Köhler Hannibhal | Licántropo (De nacimiento) | Vivo: Padre de Zachary. Artesano y carpintero hábil, material que caía en sus manos se transformaba en una pieza única. Él mismo se encargó de enseñarle a su hijo a controlar su lado lupino, fue en ese proceso -cuando Zachary iba aún a la escuela- cuando descubrieron que su hijo era un genio en bruto. Gracias a becas y diferentes apoyos pudieron llegar a estados unidos donde a muy temprana edad su hijo de destacó en varias áreas. Hoy en día vive con su mujer en una pequeña casa en Canadá, nada muy elegante pero si lo suficientemente acogedor como para ellos dos y algunas visitas.

→ Annelise Hün | Humana | Viva: Madre de Zachary. Una mujer dulce y atenta, apoyó a su hijo en todo lo posible y es su mayor orgullo. A pesar de no tener la visión, sabe de la existencia de los lycans. Nació con las cuerdas vocales atrofiadas, pero aún así desarrolló un lenguaje a través de silbidos, además del de señas, con Zachary. Con respecto a su fallecida nuera, al principio de la relación no aceptaba que Zachary se encariñara tanto con una mujer divorciada y menos con la niña del primer matrimonio pero con los años aprendió a quererla. Fue un duro golpe para ella el saber de su enfermedad, pero se mantuvo a su lado por todo su tratamiento hasta su muerte. Adora a su nieta como si fuese su propia hija.

→ Náyade Santos | Humana con visión | Fallecida: Esposa de Zachary. Se conocieron cuando Zachary sacaba adelante su doctorado en Harvard y ella era estudiante de arquitectura allí mismo. No fue un flechazo instantáneo, incluso llegaron a odiarse por un tiempo pero luego lograron convertirse en amigos. Años después se volvieron a encontrar cuando ella estaba saliendo de un matrimonio difícil y su hija apenas cumplía 1 año. Fue en este proceso en que Náyade fue diagnosticada con cáncer de mama y comenzaría con sus tratamientos de inmediato. Desde ese momento Hannibhal no se separó de su lado, la acompañó en su enfermedad hasta que los doctores dijeron que el cáncer se había desatado y no había nada más que hacer. Murió un 11 de Diciembre, cuando su hija había cumplido los 5 años.

→ Lydia Santos Hannibhal | Humana | Viva: Hija de Náyade santos. Con solo 7 años muestra una habilidad sorprendente para la danza, sobre todo el ballet cosa que Zachary ha apoyado desde el momento que conoció a la niña. A pesar que no es su hija biológica, la adora y mima como si lo fuese. Guarda un parecido increíble con su fallecida madre.




You'll never walk alone
Khione
Admin
avatar
Mensajes :
341

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.